• Equidae Psicología

Los cuentos como estimulador en el desarrollo del lenguaje.



El lenguaje es entendido como un sistema complejo y dinámico que funciona a partir de un código socialmente compartido, es el canal principal para que el proceso comunicativo empiece a surtir efecto. En los primeros años, los niños empiezan a entender que la #comunicación será necesaria para solventar necesidades básicas y poco a poco van generando redes que ayudan a estimular procesos superiores.


Una de las actividades que más disfrutan los pequeños es la lectura compartida, ya que quien les lee el cuento expone narraciones mágicas, llenas de fantasía y asombro que le permitirán al pequeño incursionar en el conocimiento de la lengua a través de un juego lúdico en el que se involucran palabras, onomatopeyas (sonidos) y ritmos.


Gracias a los cuentos infantiles los pequeños empiezan a generar diálogos con una funcionalidad y naturalidad permitiendo la conversación grupal, que es importante para el desarrollo del lenguaje. En edades comprendidas entre los 2 y 3 años el pequeño presenta un dialogo propio (se habla a sí mismo) y no le interesa lo que dicen sus padres o compañeros, en cambio, entre los 4 y 5 años este comportamiento cambia, por lo que veremos un pequeño que se interesará por intercambiar #emociones e ideas que surgen de la narración por medio de su lenguaje oral.


Cuentos funcionales para la correcta estimulación:


  • Cuentos sensoriales: funcionan para los más pequeños, trabajamos vocabulario básico como los animales de la granja, alimentos, partes del cuerpo y familia. Busca cuentos que sean visualmente atractivos.

  • Cuentos con preguntas: expansión del lenguaje y aumento de palabras.

  • Cuentos pop – up: funcionales para pequeños de 3 años en adelante, permiten generar asombro y aumentan los periodos de atención.


A continuación, te dejamos pautas básicas para estimular el lenguaje a través de cuentos infantiles.


  • Busca un espacio de tu casa que sea tranquilo y cómodo para evitar distracciones.

  • Deja que tu hijo tome la iniciativa, permítele que escoja el cuento mostrándole máximo 3 opciones. Le encantará jugar e imaginar un mundo de fantasía.

  • Al momento de leer, observa y acompaña tus gestos con palabras como por ejemplo “mira es un pollito que hace pío” ¿quieres verlo?

  • Utiliza palabras funcionales durante la narración como más, dame, ayuda y quiero haciendo énfasis en la repetición, estas podrán extrapolarse a diferentes contextos y rutinas de la vida diaria.

  • Busca que desde un principio te mire, que realice contacto visual, con el fin de centrar su #atención durante la narración.

  • Realizando pausas y cambios en la tonalidad de tu voz, esta estrategia servirá para estimular la imitación y centrar su atención.

  • Acompaña tu narración de gestos y acciones que el niño pueda realizar e imitar.

  • Finaliza con una frase como por ejemplo: “...y colorín colorado, este cuento se ha acabado."


¡La clave principal está en #observar, #esperar y #escuchar!


Para conocer más #tips que ayuden a tu pequeño en el área comunicativo-lingüística, te invitamos a agendar cita en nuestro servicio de #logopedia.


Mariana Guerrero Téllez

Logopeda

Equidae Psicología

70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo