• Equidae Psicología

Me siento incomprendid@, ¿Qué ocurre cuando no nos sentimos entendidos?



Qué decir a una persona que está pasando por #dificultades


¿Os habéis parado a pensar qué es lo peor que os hace sentir cuando tenéis un problema o una preocupación? Siempre he considerado que las típicas frases hechas tales como “No exageres no es para tanto, seguro que ya pasará”, “Si yo fuese tu no me ocurriría lo mismo”, “Deja ya de pensar en ello”, “Venga anímate y disfruta”, “Hay gente peor que tu”, “Piensas demasiado y le das muchas vueltas a las cosas”, etc., lo que generan es exactamente el efecto contrario, es decir, te hacen sentir completamente invalidado y mucho peor de lo que te encontrabas al inicio de decidirte a comunicar el problema para así poder encontrar una #solución conjunta.


Lo importante en estos casos es entender que la mayoría de las personas que se encuentran en nuestro alrededor tienen la intención de aportar consejos y soluciones, aunque no siempre resulta fructífero por la delicadeza del asunto. Seguramente los consejos emitidos por parte del otro tienen la mejor intención del mundo, aunque el resultado final es que nos sentimos #incomprendidos, #juzgados y seguramente decidamos “cerrarnos en banda” y no contar nuestros problemas con el consecuente aislamiento emocional y evitación que esta acción ocasiona.


Entonces, ¿de qué manera podríamos comunicarnos con alguien que está sufriendo sin que sea contraproducente y además poder conseguir un efecto positivo en la otra persona?


Es importante destacar que no existe una manera perfecta para ello, aunque sí es importante adquirir una serie de consejos para tener un mejor abordaje hacia el asunto, así que allá vamos:


  1. Estar presente acompañando a la persona, escuchar sin juzgar y ofrecer comprensión en todo momento, “Te entiendo e imagino lo difícil que está siendo para ti”, “ Aquí estoy contigo, no estás sol@ y juntos vamos a transitarlo”.

  2. Olvídate de juzgar o emitir juicios, simplemente asiente y refleja sus sentimientos.

  3. Preguntar antes si le apetece hablar o simplemente quedarte junto a la persona y acompañarla en el momento. Es importante mostrarle tu interés genuino y que estás ahí “de verdad”.

  4. Motiva a la persona a buscar una solución, y en su caso, acompañarle en la búsqueda de un psicolog@/terapeuta para así poder encontrar las herramientas que le provean la ayuda necesaria para encontrar la solución.

  5. Valida sus sentimientos evitando la culpa.

  6. Recuerda a la persona que estás allí pues te importa y en ningún momento es una carga para ti, todo lo contrario, muéstrale que crees en ella.

  7. Muéstrale #empatía, siendo una de las mejores formas poniéndose en sus zapatos. Es primordial que mantengas el contacto visual mientras le escuchas.

  8. Establece límites. También es importante que comuniques que no lo sabes todo y tampoco aceptes peticiones abusivas por parte del otro.

  9. Anímale a que cuide de su salud. Esta práctica ayuda a preservar el estado de ánimo y a transitar las dificultades del día a día. Alimentación saludable, ejercicio, terapia, mindfulness y el contacto con la naturaleza y relaciones de calidad son buenos hábitos por donde comenzar.

  10. Paciencia. No existen los resultados rápidos. La búsqueda de soluciones ante el sufrimiento, requieren de autoconocimiento, trabajo personal, terapia y adquirir hábitos saludables que nos ayuden en el día a día a vivir una vida plena.

  11. no eres el responsable de arreglar los males del mundo. Simplemente estás ahí, presente apoyando a una persona que te importa.

  12. No tires la toalla a la primera de cambio. Si la persona que sufre rechaza tus sugerencias, puede que sea un mecanismo de defensa. Seguramente con el tiempo valoraran todo el apoyo recibido. Quédate junto a la persona que sufre, aunque quieran rechazar la ayuda. No desistas a la primera de cambio.

  13. Pedir ayuda es una señal de fortaleza, muéstrale al otro que se encuentra en el camino.


Si quieres saber más sobre la gestión de tus #emociones ven a visitarnos a Equidae Psicología, te estamos esperando ;)

“La empatía es simplemente escuchar, retener el juicio, conectar emocionalmente y comunicar ese mensaje increíblemente sanador de no estás solo. (Brené Brown)


Ana Ortuño

Psicóloga en prácticas en Equidae Psicología

Estudiante del MPGS de la Universidad Europea de Madrid

120 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo